por que escalar montañas

¿Por qué escalar montañas? Porque están ahí…

La respuesta más sencilla y quizás la más acertada a esta pregunta se le ocurrió a George Mallory, uno de los más grandes escaladores de principios del siglo pasado: “Porque están ahí”. Ante tamaña belleza natural, salvaje y primigenia, surge el inevitable deseo de escalarlas del ser humano, esa curiosidad insaciable que caracteriza a la raza humana y que ha impulsado al hombre a surcar mares, perderse en selvas y llanuras, y como no, escalar montañas.

Como el gran Lionel Terray dijo una vez, “la montaña quizá no sea más que un ingrato desierto de roca y hielo, sin otro valor que el que nosotros queramos otorgarle. Pero, sobre esta materia siempre virgen, por la fuerza creadora del espíritu cada uno puede a su gusto moldear la imagen del ideal que persigue“.

La montaña quizá no sea más que un ingrato desierto de roca y hielo, sin otro valor que el que nosotros queramos otorgarle…

Y así es, resulta ciertamente dificil explicar a escépticos y ajenos a este mundo qué se siente exactamente en lo profundo del alma, que te impulsa a pasar penurias, dificultades e incluso a arriesgar la vida de manera más o menos inconsciente.

En la alta montaña se puede admirar la belleza en estado puro y salvaje. Pero lo grande del alpinismo es que participas de ella, te zambulles en ella, y por un breve espacio de tiempo sientes sensaciones indescriptibles en su seno. En la alta montaña encontraremos además de la belleza, fraternidad, emociones sinceras, pureza y una paz sin igual. Aquel que sienta asi todo esto, puede decir entonces, como a mi me gusta hacer: “La Montaña es mi Reino“.

Comments are closed.

Suscríbete al Newsletter

Blog Finalista Premios Educa 2015

Siguenos en Google+

Síguenos en Facebook

Lecturas Recomendadas